PROTECCIÓN JURÍDA DE LAS PAREJAS DE HECHO

PROTECCIÓN JURÍDA DE LAS PAREJAS DE HECHO

Se entienden por parejas de hecho a los efectos de que éstas puedan ser registradas como tales, a las formadas por personas que convivan en pareja de forma libre, pública y notoria, vinculados de forma estable con independencia de su orientación sexual, al menos durante un período ininterrumpido de doce meses, existiendo una relación de afectividad, y siempre que se cumplan las exigencias legales. Una vez que es entendido su concepto, es necesario informar cuáles son los requisitos para que pueda ser considerada como tal. Es obvio que el primero es que tienen que ser mayores de edad; además deberán empadronarse en al municipio del Ayuntamiento donde se propongan residir. Ahora bien, puede darse el caso de que quieran estar empadronados en distintos domicilios, en tal caso, correrá de su cuenta probar que están conviviendo juntos desde al menos un año; por lo que es recomendable que se empadronen en un mismo domicilio si realmente la intención por la afectividad que se profesan, es la de tener una vida en común. También deberán inscribirse en el Registro de Parejas de Hecho correspondiente de la Comunidad autónoma donde residan, o bien ir a un Notario a los efectos de otorgar escritura púbica donde además de manifestar su voluntad de formar pareja de hecho, establezcan una serie de clausulas que regulen su convivencia.

Muchas parejas se aventuran a convivir como pareja de hecho, en la creencia de que van a tener los mismos derechos y protección jurídica que las parejas que han contraído matrimonio. Nada mas lejos de la realidad. En cierto modo, parece lógico que no sea así, ya que si dos personas no quieren casarse para evitar esa formalidad y sus consecuencias, lo es también que la ley no les proteja de igual forma. En este sentido se pronuncia el Tribunal Supremo , en una sentencia de 12 de septiembre de 2005 en la que afirma que con la “existencia del matrimonio homosexual y el divorcio unilateral, se puede proclamar que la unión de hecho está formada por personas que no quieren, en absoluto, contraer matrimonio con sus consecuencias “. La condición de pareja de hecho, se adquiera por lo tanto desde la inscripción en el Registro de Parejas de Hecho de la Comunidad Autónoma a la que pertenezcan los interesados en inscribirse. Y se acreditará con certificación expedida por ese Registro. Por lo que es fundamental inscribirse en ese Registro para ser reconocida, ya que si no cumplen ese requisito, la ley que al respecto rija en su Comunidad Autónoma no podrá aplicárseles. Pero antes de inscribirse tendrán que acreditar que llevan de convivencia de uno a dos años, mediante declaración de familiares o testigos y con certificado de empadronamiento. En la inscripción deberán estar presente testigos que aseveren esa circunstancia

En caso de ruptura, la única identidad con la institución del matrimonio, es la referente a las relaciones paternofiliales, ya que la constitución en atención al principio de igualdad impide todo trato discriminatorio a la familia. No obstante, el procedimiento a seguir , en el momento de la ruptura de una pareja de hecho que haya tenido hijos, no es el mismo que regula los casos de ruptura de la pareja por matrimonio. Es el procedimiento de medidas paternofiliales.

En lo que respecta al régimen económico; a diferencia del matrimonio, en las parejas de hecho, no existe tal régimen, ya que domina la autonomía de la voluntad. Por lo que como reseñamos anteriormente, deberá acudirse al Notario para establecer pactos que rijan sus relaciones económicas durante su convivencia para liquidarlas cuando esa convivencia cese o se rompa. Podrán elegir para regular esos pactos lo establecido en (separación de bienes, comunidad de bienes ordinaria, régimen de participación etc), pero esos pactos no podrán ser contrarios a las leyes.

Respecto a la pensión de viudedad, en el matrimonio los cónyuges van a tener derecho a ella con independencia del tiempo de duración del matrimonio. En las parejas de hecho, para que uno de los dos tenga derecho a percibir la pensión de viudedad del fallecido, debe acreditar: 1).- Que haya sido pareja ininterrumpida durante dos años con anterioridad a la defunción ( con la certificación del Registro de la Pareja de Hecho referida).2).- Además de esa inscripción deberá acreditar una convivencia ininterrumpida en cinco años anteriores al fallecimiento.

Pero la diferencia fundamental , es que los convivientes no tiene derecho a heredar de su pareja, de forma que es necesario otorgar testamento respetando los derechos sucesorios de los herederos forzosos. De esta manera por ejemplo, si la vivienda la adquirieron por mitad e iguales partes indivisas, el que le sobreviva no hereda su parte, la heredan los hijos legales. Por el contrario en caso de matrimonio, el viudo o viuda tiene derecho al usufructo o al tercio de mejora.

Finalmente, las parejas de hecho se disuelven: 1) de común acuerdo, notificándolo a inscribiéndose esa disolución en el Registro de Parejas de Hecho.2). Por decisión unilateral de cualquiera de los dos ante el Registro, que se lo notificará , a través de su Encargado, a la otra parte afectada Una vez cumplimentados estos requisitos, se extenderá en el Registro ,nota de cancelación . 3).- Por muerte de uno de los dos.

Habría que añadir, que los dos miembros de la pareja, están obligados, de manera conjunta o separada ,a dejar sin efecto la escritura pública que recogía los pactos que regularon su convivencia

 

1 Comentario

  1. Elena Pérez-Prat
    Jul 4, 2016

    para cualquier consulta, pueden mandármela al siguiente correo: perezprat.abogada@gmail.com

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *