LA ADOPCION ABIERTA

LA ADOPCION ABIERTA

Si en la Adopción típica y tradicional (la cerrada), los adoptantes y los padres biológicos del futro adoptado no llegan a conocerse ni tratarse; en la adopción abierta los padres tanto biológicos como los adoptantes conocen su identidad, y ambos llegan a un acuerdo para que el hijo después de ser adoptado siga manteniendo contacto con sus padres biológicos. Este tipo de adopción es recomendable siempre y cuando los padres biológicos tengan un normal equilibrio psicológico y normal, y siempre que (durante el tiempo que lo hayan tenido consigo) hayan tratado y educado a su hijo con la debida diligencia y cariño; pero que por circunstancias de la vida insalvables , hayan tenido que tomar esta dolorosa decisión de darlo en adopción.

Dicho lo anterior, los adoptantes, pueden permitir que el niño siga manteniendo el contacto con sus padres bilógicos (estableciendo un régimen de visitas para ellos), caso de que el niño tenga ya suficiente conocimiento para reconocerlos y aceptar esa situación ; o en el supuesto de que sea un bebé , tenga la oportunidad de conocerlos desde un principio y así no pasar el trago , pasado unos años, de enterarse de que es adoptado y viva con la angustia de preguntarse el porqué sus padres biológicos lo dieron en adopción, quienes serían , ect. Sin embargo, en el caso de que los padres bilógicos no tengan suficiente madurez o equilibrio psicológico , para poder mantener contacto con su hijo, NO ES RECOMENDABLE ; es decir, SIEMPRE HABRÁ QUE TENER EN CUENTA EL MOTIVO DEL PORQUÉ LOS PADRES BILOÓGICOS LO DAN EN ADOPCIÓN. Por lo tanto, es aconsejable que antes de iniciar un procedimiento de adopción abierta, que en caso de aprobarse otorga a los adoptantes TODOS LOS DERECHOS que sobre el menor tenían los padres bilógicos, que un profesional aconseje o no esta modalidad, ya que si en algún momento los adoptantes deciden suprimir el contacto del niño con sus padres biológicos, estarán en su derecho pues son los que legalmente ejercen la patria potestad y la guarda y custodia, con la consiguiente dificultad y disgusto de los padres bilógicos por el hecho de ver suprimido ese contacto que hasta ahora le fue permitido con el niño. No obstante, una adopción abierta bien estructurada y con un régimen de visitas correcto, si se sabe gestionar es beneficiosa para las tres partes, padres bilógicos, adoptado y adoptantes.

Para terminar, la última palabra la tendrán, una vez iniciado el procedimiento ante el Juzgado de Primera Instancia de Familia correspondiente, el Ministerio Fiscal, como protector del interés de menor, y los de peritos (psicólogos e incluso los peritos de la misma entidad Pública), que a tal efecto comparecerán a informar e ilustrar en el procedimiento.

 

Leer más