¿Hasta cuando está obligado a pagar la pensión alimenticia un padre divorciado?

¿Hasta cuando está obligado a pagar la pensión alimenticia un padre divorciado?

Cuando una matrimonio se divorcia o una pareja de hecho con hijos menores y mayores, disuelven su matrimonio (en el primer caso) o cesa la convivencia ( en el segundo), pero ambos tienen hijos; tanto en el divorcio como en el procedimiento de alimentos y guarda y custodia (para las parejas de hecho con hijos menores), el interés que prevalece es siempre EL INTERÉS DEL MENOR; representada esa protección de los intereses de los hijos menores por el Ministerio Fiscal. La obligatoriedad de pensión alimenticia, se establece siempre al progenitor que no va ejercer la guarida y custodia; ya que el que la ejerce contribuye co n su trabajo personal . En caso de guarda y custodia compartida, lógicamente la pensión alimenticia desparece ya que cada progenitor se hará cargo de los gastos que ocasione las necesidades del menor, durante el período de estancia que a cada uno le corresponda.

     Ahora bien, la problemática surge siempre cuando uno de los dos acude al despacho del Abogado o Abogada para que se inicie un procedimiento de modificación de medidas, alegando para eso que ya su hijo es mayor de edad. Pues bien, a pesar de ser mayor de edad, hay determinados casos en que el padre (que es generalmente el que no ejerce la guarda y custodia), está obligado a sufragar las necesidades de su hijo MAYOR DE EDAD. Cuando el hijo, a pesar de ser mayor de edad, carece de independencia económica por causas ajenas a su voluntad, el padre tiene la obligación de pagar esa pensión alimenticia. También está obligado al pago de la misma, cuando el hijo está en periodo de formación , es decir está estudiando una carrera o profesión cuyo ejercicio en un futuro le otorgará independencia económica.

Leer más

¿Que carácter tiene la vivienda construida con dinero ganancial en solar privativo de uno de los cónyuges?

¿Que carácter tiene la vivienda construida con dinero ganancial en solar privativo de uno de los cónyuges?

 

     El enunciado de este escueto artículo, es preocupación habitual y lógica que los futuros “divorciados” cuestionan al Abogado o Abogada al que encomiendan la tramitación de su divorcio, bien sea de común acuerdo o solicitado por uno de ellos. Teniendo en cuenta que la liquidación de la sociedad de gananciales se puede solicitar en la misma demanda de divorcio, (acompañando para ello el correspondiente inventario de bienes gananciales, incluidas el activo y el pasivo de las deudas que hayan contraído), o en posterior a la sentencia de divorcio, en procedimiento aparte. Pues bien, se da el caso frecuente de que muchos matrimonios, han construido con dinero de la sociedad de gananciales, la vivienda unifamiliar en solar privativo de uno de ellos. A la hora de inscribirse en el Registro de la Propiedad, esa vivienda familiar construida durante el matrimonio bajo el régimen de gananciales, se inscribe con carácter privativo porque adquiere el carácter del solar donde se edificó. Así las cosas, el titular registral, una vez que decide divorciarse, interpone la demanda de divorcio convencido o convencida de que la casa va a seguir a su nombre, con carácter privativo. Esto será así, si la construcción de la vivienda ha sido posterior al 13 de mayo de 1.981.

No obstante lo anterior, llegado el momento de la liquidación de la sociedad de gananciales, forzosamente entrará en juego la aplicación del artículo 1.359 del Código Civil: La vivienda tendrá el carácter del solar donde se edificó pero el cónyuge “no titular” tendrá el derecho a ser reembolsado por las cantidades que invirtió durante la sociedad de gananciales constante su matrimonio.

Esa cantidad de la que el cónyuge no titular es acreedor con cargo a la sociedad de gananciales en proceso de liquidación , no equivaldrá a la cantidad invertida. Esa cantidad invertida tendrá que ser actualizada conforme a los valores que el mercado inmobiliario marque en ese momento. Por lo cual, el matrimonio conjuntamente, o por separado, procederán a encargar una la valoración o tasación (tanto del solar como de la edificación), al profesional competente, a fin de determinar la cantidad que el tan repetido titular registral, está obligado a reintegrar al que se queda sin la vivienda, una vez se apruebe y se practique la liquidación de la sociedad de gananciales que rigió en su matrimonio. Es indispensable recordar que se deberá aportar la documentación que acredite que la inversión en la construcción de la vivienda fue hecha con cargo a capital ganancial,

Leer más